31.10.16


   Los pobres se quieren más, y esque saben lo que importa. Un día por tí y otro por mí. Un plato en la mesa y un sitio donde dormir.Las cosas, cosas son, no personas.
Y el dinero no es el fin, tan sólo el medio.

   Te echo de menos y pienso en cuánto hace que no escribo. Y en cómo la vida nos cambia y nos aleja de quiénes somos... standby, latente.

   No se puede dejar ganar a la rutina y al tedio,  a los tiempos modernos y su estrés post-traumático.

   Lo que uno es, nunca muere.




7.11.16


   Se me acumulan las horas que no me dejan dormir, los sueños que no sueño y las cosas por hacer.
Las palabras, dentro, que no quieren salir. Los días que no ven el sol.

   Me matan las ganas de quererte y querernos, con tiempo.
El que no tenemos, el que trabajamos, el que se va durmiendo.

  Pienso en qué puedo cambiar o en si la que tengo que cambiar soy yo.
Sé que son contradicciones, que me lío yo sola, que me dan las mil de las noches y las tantas de los mediosdías. Pero disfruto del silencio nocturno, del hogar.

   Del sosiego al volver a casa, y de saber que cuando llego estás aquí.




dos de febrero.


Me gana el invierno hoy
la nieve que se deshace y moja.

Las ganas de calor y refugio.
De manta compartida.

Hoy me gana el invierno
y me voy a rendir.



Finales de enero.


Pasa el tiempo
y todo cambia.

La vida
azarosa
que mueve y trunca.

Regurgita recuerdos mi memoria
como dejavús entre el espacio y la niebla.
Entre la nada y el sol.


Nueve de enero.


No se va el frío
de esta mañana de enero.
Lo noto en la piel
como rocío helado sobre la hierba.

Luce el Sol, pero no calienta.
No derrite lo que dejó la noche.

Me sumerjo en la manta
pegada al radiador
y espero
a que mi sangre vuelva a latir.


Exposición.



Exposición "Los lápices gastados"
II Mercado Navideño Villa de Bembibre
Carpa Plaza Santa Bárbara
Del 20 al 28 de Diciembre.

En calma.


Empiezan los días claros.
Una vida nueva, distinta
en calma
pese a lo demás
pese a todo lo de fuera.

Aquí dentro, estoy en calma.

Todo mi yo tiene sentido.
Todo en su sitio.
Quien he sido y quien soy.
Quienes han estado conmigo
y siguen estando. Forman parte de mí.

Y los quiero, por seguir ahí
aunque todo cambie siempre
seguimos siendo los mismos.


Calma, porque me siento amada.



Los lápices gastados van a Colinas.


Este fin de semana, conocí un lugar muy acogedor, la Sede Estable de Artesanía en Colinas del Campo de Martín Moro Toledano.Ya de por sí el pueblo es una maravilla, repleto de verde y ocres, de agua limpia, casitas de antaño bien cuidadas, calles estrechas de suelo de piedra y buena gente... Cada vez que paso por allí me enamoro un poco más de su paz.

La Sede Estable de Artesanía, mantiene el encanto del pueblo. La vieja escuela restaurada por dentro, con su fachada de piedra, y con la luz entrando por sus ventanas, está puesta a punto para albergar a artesanos y artistas, y a su obra. Defendiendo las artes tradicionales, el trabajo hecho a mano, con amor y tiempo, con lo especial de cada pieza, de cada obra. Del mismo modo está gestionada, con mucho amor y tiempo.

En su primera planta pudimos disfrutar del trabajo de los artesanos: Orfebrería en plata y piedras naturales, madera, cuero, cosmética natural, cerámica.... La segunda planta de esta Sede se destinó para ser la sala de exposicines y allí expusimos, Eva Alfonso (Ilustrando sueños), Javier Sahagún (La bestia en la cueva) y la que aquí escribe (Los lápices gastados).

He aquí una pequeña muestra de la exposición colectiva, momentos antes de su inauguracion:

 Aquí la obra de Eva Alfonso y la mía.


Mi trocito de pared.   


  La luz natural de la sala.


  La obra de Javier Sahagún y mis postales.




Mis dibujos hechos postales Edición limitada (20 copias) seriadas y firmadas al dorso.


Mis postales y cositas y folletos de Eva Alfonso.



Después del invierno.


El poeta es felíz
con las cosas más simples.

Como notar el sol
después del invierno.

O poder amar
a la persona amada.


Sin fecha.


Comienza otro día.
Las calles son las mismas
las nubes no se han ido.
Los árboles siguen desnudos, mojados.
Como mi mirada y el asfalto frío.

Pasos repetidos, en silencio.
Como los días, las noches...
como el gris que lo tiñe todo
y vence al sol.

Larga es la vida de este invierno.



Días malos.


Hay días que se hacen eternos.
Mañanas de sol que se vuelven lluvia
llanto.

Días para no vivir.
No sentir. No ser.

Días malos y mala gente
que calan y duelen
como largos inviernos.