Noche de un miércoles cualquiera.

Cuando todas las luces
a mi alrededor yacen
apagadas

y la luna son tres farolas.

Cuando mi habitación
ya sólo huele a humo y soledad.
Cierro las contras
miro dentro
y veo el desorden, quejumbroso
que se acumula entre la monotonía
ansiando constancia.

5 comentarios:

  1. Puede que el desorden también sea constancia, ya que requiere de cierta disciplina.

    ResponderEliminar
  2. "La luna son tres farolas" es la mejor figura literaria con la que me he encontrado en mucho tiempo. Por sencilla y sublime.

    ResponderEliminar
  3. Qué chachi!!!! Me mola que os guste! Gracias!!!

    ResponderEliminar